Home Lo Básico Ramadán y Eid ¿Por qué Ayunan los Musulmanes en Ramadán?

¿Por qué Ayunan los Musulmanes en Ramadán?

0
¿Por qué Ayunan los Musulmanes el Mes de Ramadán?

En la actualidad, cuando la mayoría de nosotros tenemos sobrepeso, muchas personas han probado diferentes tipos de ayuno. Algunos beben solo jugos por un día, o comen únicamente frutas, o se mantienen alejados de cualquier tipo de azúcar o almidón, o dejan el alcohol por un período de tiempo. Sin embargo, a la mayoría de la gente le parece extraña la idea de que los musulmanes ayunan en el mes de Ramadán.

La comunidad entera de casi 2,000 millones de personas, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, ricos y pobres, todos juntos; durante todo el mes de Ramadán, se abstienen de comer, beber, y de tener relaciones íntimas durante las horas del día.

Esto describe el mes de Ramadán.

¿Cuál es el significado de Ramadán? ¿No es una práctica muy dura? ¿Es solo un periodo en que los musulmanes duermen, ayunan y apenas trabajan durante el día; y luego comen, beben, disfrutan y se quedan despiertos toda la noche? ¿Cuál es realmente el espíritu de Ramadán?

El Ayuno Prescrito en Otras Religiones

En español “ayunar” significa: Abstenerse total o parcialmente de tomar alimento o bebida por precepto religioso.

Esta práctica se puede encontrar en la mayoría de las principales religiones del mundo.

Por ejemplo:

Hinduismo: ayunar en sánscrito se llama upavaasa.

Los devotos hindúes observan el ayuno en ocasiones especiales como una señal de respeto a sus dioses personales o como parte de su penitencia.

La mayoría de los hindúes devotos ayunan regularmente o en ocasiones especiales como festivales.
En esos días no comen en absoluto, comen una vez o se las arreglan con frutas o una dieta especial de comida simple. [Saranam.com/Hindu Encyclopedia.]

Judaísmo: Yom Kipur (“Día de Expiación”) es el último de los Diez Días de Arrepentimiento que se observa el día 10 de Tishri. En ese día, está prohibido comer, beber, lavar, usar cuero o tener relaciones sexuales. Además, están vigentes prohibiciones laborales similares a las del sábado. [Diccionario de Religiones del Mundo, p. 817.]

También se debe notar que está registrado en la Torá que Moisés (la paz sea con él), ayunó:

“Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches: no comió pan, ni bebió agua.” (Éxodo 34:28)

Para los cristianos católicos: la Cuaresma es la mayor temporada de ayuno, imitando el ayuno de cuarenta días de Jesús (la paz sea con él).

En el siglo IV se observó como seis semanas de ayuno antes de la Pascua o antes de la Semana Santa. Luego se ajustó a cuarenta días de ayuno en la mayoría de los lugares en el siglo VII. [Diccionario de Religiones del Mundo, p. 425]

Está registrado en los Evangelios que Jesús (la paz sea con él) ayunó como Moisés:

“Y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre.” (Mateo 4:2 & Lucas 4:2)

Es en este contexto que Dios declara en el Corán:

“¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron. ¡Quizá así os volváis más conscientes de Allah!” [Noble Corán 2:183]

Una de Las Mejores Obras de Bien

Aunque en la mayoría de las religiones, el ayuno es para la expiación del pecado o la penitencia del pecado, en el Islam es principalmente para acercarse más a Dios, como se afirma en el versículo antes mencionado.

Dado que, la conciencia de Dios es la característica previa a la rectitud, se pone gran énfasis en el ayuno en el Islam.

Por lo tanto, no es sorprendente encontrar que cuando el Profeta Muhammad (la paz y la bendición sean con él) fue preguntado

“¿Cuál es la mejor acción?” Él respondió: “Ayunar, pues no hay nada igual a eso.”

Los Niveles de Ayuno

Hay tantos niveles de ayuno como facetas hay para ser humano. El ayuno adecuado debe abarcar todas las dimensiones de la existencia humana para que tenga el efecto divinamente deseado.

Los siguientes son algunos de los niveles principales del ayuno:

Nivel ritual:

Este nivel de ayuno requiere que se cumplan las reglas básicas para el ayuno, los cuales son evitar la comida, la bebida y las relaciones sexuales entre el amanecer y el atardecer durante 29 o 30 días cada año. En este nivel, uno básicamente sigue al pie de la letra las leyes relativas al ayuno sin una consideración particular por el espíritu del ayuno.

Es el nivel de entrada que debe cumplirse para que el ayuno sea islamicamente correcto, pero los otros niveles deben agregarse para que el ayuno tenga un impacto real en la persona que ayuna.

Ayunar solo a este nivel no beneficiará espiritualmente, excepto si se le considera desde la perspectiva de la sumisión a los mandatos divinos, si uno elige seguir el ritual conscientemente y no simplemente por seguir la tradición. Por lo tanto, por sí mismo, el nivel ritual no nos purificará del pecado ni será la penitencia del pecado.

El nivel físico:

El ayuno en el nivel “físico” hace que la persona que ayuna experimente las punzadas del hambre y la sed, cuando se observa la tradición profética (Sunnah) de ayunar.

El Profeta Muhammad ﷺ solía consumir una comida muy ligera antes del amanecer (suhur) y una comida moderada para romper el ayuno al atardecer (iftar), mientras evitaba escrupulosamente llenar su estómago.

Se reportó que dijo:

“El peor recipiente que un ser humano puede llenar es su estómago. Unos pocos bocados de comida para mantener recta la espalda de una persona son suficientes”.

Sin embargo, si su deseo lo supera, entonces que coma un tercio, beba un tercio y deje un tercio para respirar”. [Sunan Ibn Majah]

El Profeta ﷺ solía romper su ayuno con unos pocos dátiles frescos o secos y un vaso de agua justo antes de comenzar la oración del atardecer. [Sunan Abu Dawud]

Este nivel permite que la persona en ayuno experimente las punzadas del hambre y la sed y, por lo tanto, desarrolla simpatía en él o ella, por los que mueren de hambre y los que mueren de sed en otras partes del mundo.

Beneficios médicos:

En el nivel físico, algunos componentes químicos en el cerebro que transmiten mensajes y crean sentimientos, llamados neurotransmisores, se ven afectados por el ayuno. El ayuno fomenta el sistema de neurotransmisores de endorfinas, relacionado con la sensación de bienestar y euforia, para producir más endorfinas y, de hecho, nos hace “sentir” mejor. Esto es similar al efecto del ejercicio (pero sin el trabajo físico).

Los expertos médicos también han observado que el ayuno mejora la salud física de muchas maneras. Por ejemplo, durante el ayuno, el cuerpo utiliza el colesterol almacenado (grasa) que a menudo se deposita en el sistema sanguíneo, así como en otras áreas grasas del cuerpo.

Entonces, encontramos que ayuda a mantener el cuerpo estable y reduce el peligro de ataques al corazón.

La diferencia entre el nivel ritual 1 y el nivel físico 2 es que una persona que solo hace ayuno ritual puede comer comidas grandes antes de comenzar el ayuno e inmediatamente después de terminar el ayuno, y no sentir hambre o sed durante todo el mes.

Sin embargo, al igual que el nivel uno, si la persona en ayunas no incorpora los otros niveles de ayuno, el ayuno solo será físicamente agotador.

El Profeta ﷺ dijo:

“Tal vez una persona en ayuno no obtendrá nada más que el hambre y la sed del ayuno.”

El nivel libidinal

El instinto sexual y los impulsos (libido) son dominados en este nivel de ayuno.

En estos tiempos donde los medios continuamente juegan con los deseos sexuales al promocionar y vender productos, la capacidad de controlar estos poderosos deseos es una ventaja.

El ayuno reduce físicamente los deseos sexuales y el hecho de que la persona en ayuno tenga que evitar cualquier cosa que pueda estimularlo psicológicamente, ayuda a reducir aún más la libido.

El Profeta Muhammad ﷺ dijo:

“Oh jóvenes, cualquiera de ustedes que se pueda casar, que lo haga, porque contiene la mirada y protege las partes privadas. El que no pueda casarse debe ayunar, porque es un escudo.” 

Al restringir los actos sexuales, aunque sean permisibles, las personas que ayunan se facilitan la restricción de actos sexuales prohibidos cuando no están ayunando.

El nivel emocional:

El ayuno en este nivel implica controlar las muchas emociones negativas que hierven a fuego lento en la mente y el alma humanos. Por ejemplo, una de las emociones más destructivas es la ira. El ayuno ayuda a controlar esta emoción.

El Profeta Muhammad ﷺ dijo:

“Cuando uno de ustedes está ayunando, debe abstenerse de actos indecentes y charlas innecesarias, y si alguien comienza una conversación obscena o intenta entrar en una discusión, simplemente debe decirle: “Estoy ayunando.”

Entonces, en este nivel, cualquier desafío de emociones negativas debe evitarse por la persona en ayuno.

Una persona tiene que abstenerse de conversaciones lascivas y discusiones acaloradas. Incluso cuando uno tiene razón, es mejor dejar que eso vaya bien y mantener intacto el ayuno emocional de uno.

Del mismo modo, la emoción negativa de los celos o envidia se reduce, ya que cada persona en ayuno está sometida al común denominador de abstinencia; nadie es externamente superior a otro en este sentido.

El nivel psicológico:

Este nivel ayuda a la persona en ayuno psicológicamente a controlar los malos pensamientos y lo entrena, hasta cierto punto, a superar la avaricia y la codicia.

El Profeta Muhammad ﷺ dijo:

“Allah no tiene necesidad del hambre y la sed de la persona que no se abstiene de mentir y actuar sobre ello, incluso mientras observa el ayuno.”

En esta era de gratificación inmediata, cuando las cosas del mundo se usan para satisfacer las necesidades y deseos humanos casi tan pronto como los tienen, la capacidad de demorar la gratificación es una habilidad importante.

Lo que está entre la gratificación inmediata y la gratificación retrasada es la paciencia. Durante el ayuno, los creyentes aprenden a desarrollar la paciencia y los beneficios de la misma.

Desde una perspectiva psicológica, es bueno estar algo separado de las cosas del mundo material.

No hay nada de malo en disfrutar una buena vida y plenitud; de hecho, uno puede y debe esperar eso.

Sin embargo, es importante que las personas puedan separarse de las cosas materiales para que éstas no se conviertan en la parte más importante de sus vidas.

El ayuno le da a uno la oportunidad de superar las muchas adicciones que se han convertido en una parte importante de la vida moderna.

La comida, para muchas personas, brinda consuelo y alegría, y la capacidad de separarse de ella les brinda a los ayunantes el beneficio psicológico de saber que tienen cierto grado de control sobre lo que hacen y lo que no hacen.

El nivel espiritual:

Para establecer esto, el nivel más alto y más importante del ayuno, el nivel de conciencia de Dios, el Profeta Muhammad ﷺ solía renovar su intención de ayunar antes de cada día de ayuno.

Se reportó que dijo ﷺ:

“Quien no tenga la intención de ayunar antes de Fajr (el alba) no tendrá ayuno.”

La renovación diaria de la intención ayuda a establecer una base espiritual de sinceridad, esencial para los efectos de limpieza espiritual del ayuno a realizar.

El ayuno sincero purifica y expía el pecado, como dijo el Profeta ﷺ:

“Quien ayune el mes de Ramadán con fe sincera y busque su recompensa de Dios, sus pecados anteriores serán perdonados.”

También se informó que dijo ﷺ:

“De un Ramadán a otro hay expiación de los pecados entre ellos.”

El ayuno sincero nos acerca a Allah y otorga una recompensa especial.

El Profeta ﷺ informó que hay una puerta en el paraíso llamada Rayyan reservada para los que ayunan y también dijo:

“Cuando llega el Ramadán, las puertas del Paraíso están abiertas.”

El ayuno es principalmente algo entre la persona y Dios, ya que nadie puede estar seguro de que una persona esté realmente ayunando.

Debido a este aspecto íntimo del ayuno, Allah fue citado por el Profeta al decir:

“Cada acto de los hijos de Adán es para ellos, excepto el ayuno. Está destinado solo a Mí, y yo le daré la recompensa por ello.”

Cuando se combina con los niveles previos de ayuno, este nivel transforma a una persona desde adentro.

Restablece, revive y regenera la espiritualidad de la persona en ayuno y modifica radicalmente su personalidad y carácter.

Estos son los valiosos resultados de un estado elevado de conciencia de Dios.

El Ayuno en la Cultura Islámica

En gran parte del mundo musulmán el ayuno se ha reducido a un mero ritual, y el mes de Ramadán se ha convertido en un momento de celebración y festividades en lugar de contemplación religiosa y abstinencia.

Las noches de Ramadán son, para muchos, noches de fiesta y diversión que continúan hasta el amanecer en algunos países.
Allí, la noche se convierte en el día y el día se convierte en la noche. En muchos lugares, la comida liviana que se supone debe tomarse antes del amanecer se convierte en una comida principal de tres platos.

Por esta razón, muy pocos experimentan hambre real durante el ayuno. Y a la hora de romper el ayuno, se toma otra comida de tres platos, seguida de una muestra de todo tipo de dulces que puedas imaginar.

Como resultado, muchos musulmanes se quejan de aumentar de peso durante el Ramadán, y los médicos regularmente advierten a las personas sobre las consecuencias médicas negativas de comer en exceso.

El Nombre Ramadán

La palabra Ramadán proviene del sustantivo Ramad, que se refiere al “calor reflejado de las piedras que resulta del intenso calor del sol”.

Cuando los árabes cambiaron los nombres de los meses de sus nombres antiguos, los renombraron de acuerdo con las estaciones en las que cayeron. El noveno mes, que solía llamarse Natiq, cayó durante el verano, la época del calor extremo, razón por la cual se llamó Ramadán.

La Importancia de Ramadán

Naturalmente, el hecho de que Ramadán haya caído en el verano, no tiene ninguna relación con el motivo por el cual este mes fue elegido por Allah como el mes para el ayuno.

Dado que los musulmanes siguen el calendario lunar, el mes de Ramadán ocurrirá en todas las estaciones del año al menos dos veces en la vida de cada persona. Dios claramente mencionó el motivo para elegir este mes en el Corán.

Él dijo:

“En el mes de Ramadán se hizo descender el Corán, dirección para los hombres y pruebas claras de la Guía y del Discernimiento; así pues, quién de vosotros vea el mes, que ayune.” [Noble Corán 2:185]

La importancia de Ramadán radica en el hecho de que la revelación del Corán comenzó en ese mes.

Por esta razón, Ramadán a menudo se llama el mes del Corán y los musulmanes intentan pasar gran parte de sus horas despiertas leyendo del Libro Sagrado durante todo el mes.

Retiro Religioso (I’tikaf)

Durante los últimos diez días de Ramadán, el Profeta ﷺ solía hacer retiro en la mezquita para aumentar la intensidad de su adoración y los beneficios del ayuno antes del final del mes.

Los musulmanes devotos intentan emularlo pasando tantos días como puedan, de los últimos diez días de ayuno, haciendo un retiro espiritual en la mezquita.

Want more stuff like this?

Get the best viral stories straight into your inbox!

Don’t worry we don’t spam

Load More Related Articles
Comments are closed.

Check Also

¡La Atmósfera Cae Sobre la Tierra!

¿Acaso sabes cuál es el peso de la atmósfera? ¿Acaso puede caer en la tierra? ¿Qué es lo q…