Home Preguntas Allah ¿Por Qué Dios Permite el Sufrimiento?

¿Por Qué Dios Permite el Sufrimiento?

0
¿Por Qué Dios Permite el Sufrimiento?

A lo largo de la historia, esta pregunta a atormentado a la humanidad. La postura general es que si hubiera un Dios completamente bueno, omnisciente y todopoderoso, entonces no habría maldad ni sufrimiento en el mundo; la muerte, la enfermedad, la vejez, los terremotos, las erupciones volcánicas y la inanición no estarían presentes en la ecuación de la vida.

Al abordar la cuestión, resulta evidente que la declaración anterior tiene en cuenta las siguientes premisas:

  • Un Dios bueno que es todopoderoso existe
  • El mal existe

Por lo tanto, un Dios que sea bueno, y que sea todopoderoso, no existe.

Sin embargo, la conclusión anterior supone algunas premisas ocultas adicionales que no se mencionan directamente. Por ejemplo, asume que:

1. Si Dios es omnipotente (todopoderoso), entonces Él puede crear cualquier mundo que desee. Por ejemplo, un mundo donde todos los seres humanos siempre hacen lo correcto y no caen en el mal ni en el sufrimiento. Sin embargo, esto significaría que Dios nos privaría de la libertad de elegir y la coacción no es una característica que Dios les impone a los humanos.

2. Si Dios es bueno, entonces Él prefiere un mundo sin maldad.

Las dos premisas ocultas anteriores asumen un tipo de Dios muy cristiano (es decir, uno que es simplemente bueno y omnipotente) y en segundo lugar que Dios no tiene ninguna razón para permitir el mal y el sufrimiento en el mundo.

Atributos de Dios

Los musulmanes no creen que Dios sea simplemente bueno y omnipotente. A veces vemos la manifestación de la belleza divina, la gracia y el perdón y a veces vemos manifestaciones del rigor y la ira divina. Esta es una de las grandes diferencias entre el entendimiento islámico y, por ejemplo, el entendimiento cristiano. Los cristianos dirán que Dios es amor y entonces tendrán problemas para explicar el mal en el mundo. Los musulmanes dicen que Allah es el más compasivo, el más misericordioso, el más amoroso y estos atributos predominan. Y al final, cuando el bien y el mal se diferencien, veremos que la misericordia predomina sobre la ira. Pero Allah también es contundente, vengador, el juez. Los musulmanes creen que el mundo es la interacción infinitamente sutil de noventa y nueve nombres, que incluyen nombres de rigor, así como nombres de belleza [Islamic Theology vs. the Problem of Evil – por Abdal Hakim Murad].

El Profeta (que la paz y las bendiciones sean con él) dijo:

“Qué sorprendente es el caso del creyente, hay algo bueno para él en todo, y esta característica es exclusivamente del creyente. Si experimenta algo agradable, es agradecido, y eso es bueno para él, y si se encuentra con alguna adversidad, él es paciente, y eso es bueno para él.”

Por qué Dios Permitiría la Maldad y el Sufrimiento en el Mundo

Los escépticos pueden enfocarse en el aspecto negativo de las cosas, alegando que el mal y el sufrimiento no tienen ningún propósito en absoluto.

Los musulmanes creen que Dios nos creó para ponernos a prueba. En un verso en el Corán, Allah dice:

“Quien creó la muerte y la vida para probaros y ver cuál de vosotros sería mejor en obras. Y es el Insuperable sin igual, el Perdonador.” [Noble Corán 67: 2]

En algunas religiones, el buen estatus de una persona en el mundo se considera una indicación de que Dios está complacido con ella. Entonces, por ejemplo, si alguien tiene un buen trabajo o una buena casa, deducen que Dios ama a esa persona. Sin embargo, en el Islam, la salud, la riqueza, la pobreza, la enfermedad, etc. no son signos de éxito o fracaso; más bien son un medio de probar al individuo para determinar su respuesta a una situación particular. Pero incluso cuando se enfrenta a dificultades en la vida, el Profeta ﷺ dijo:

“No ocurre ninguna calamidad a un musulmán, sin que Allah expíe algunos de sus pecados a causa de ello, aún si fuera solo el pinchazo de una espina.”

En términos generales, cualquier mal o sufrimiento experimentado en la vida es la excepción y no la regla. La enfermedad es relativamente efímera en comparación con la buena salud, como lo son los terremotos en comparación con la edad de la tierra. Además, solo porque nuestra capacidad intelectual sea limitada y no podamos ver la sabiduría o el propósito detrás de un acontecimiento, no significa que no haya sabiduría o un propósito. Por ejemplo, en algunos casos, la enfermedad resulta en la acumulación de inmunidad, los terremotos alivian las presiones reprimidas dentro de la tierra, los volcanes expulsan minerales, lo que resulta en un suelo rico y fértil para la agricultura.

Existe una antigua frase que dice:

“Del veneno de las serpientes, viene el antídoto”  ¿De qué otra forma se puede apreciar el bienestar sin haber experimentado dificultades para utilizarla como un elemento de comparación? ¿Sería posible apreciar la buena salud si la enfermedad no ocurriera?

“Se dice que el mal en el mundo, es como los espacios sombreados en una pintura, si te acercas verás estos como defectos, pero si retrocedes a cierta distancia descubrirás que las áreas sombreadas son necesarias para cumplir una función estética dentro de la obra de arte.” [Dialogue with an Atheist – Dr Mostafa Mahmoud]

La historia del Jidr [en el Noble Corán, capítulo 18 versículos 64-82] es un relato elocuente de cómo la sabiduría de Dios, ya sea entendida o no, tiene beneficios positivos para la humanidad.

“Dijo (Moisés): Eso es lo que estábamos buscando y volvieron sobre sus pasos rastreando. Así dieron con uno de Nuestros siervos al que le habíamos concedido una gracia procedente de Nosotros y al que habíamos enseñado un conocimiento de Nuestra parte. Musa le dijo: ¿Puedo seguirte para que me enseñes una guía recta de lo que se te ha enseñado? Dijo: Realmente no podrás tener paciencia conmigo. ¿Cómo podrías tener paciencia con algo de lo que no puedes comprender lo que esconde? Dijo: Si Allah quiere me hallarás paciente y no te desobedeceré en nada. Dijo: Si me sigues no me preguntes por nada si yo no te hago mención de ello. Así partieron hasta que cuando habían subido en una embarcación, le hizo un agujero. Entonces dijo: ¿Lo has hecho para ahogar a los que van en ella? Realmente has cometido algo grave. Dijo: ¿No te dije que no podrías tener paciencia conmigo? Dijo: No me tomes en cuenta mi olvido ni me impongas algo difícil. Y se pusieron a andar hasta que dieron con un muchacho al que mató, dijo: ¿Has matado a un ser puro sin haber sido a cambio de otro? Realmente has cometido un hecho reprobable. Dijo: ¿No te dije que no podrías tener paciencia conmigo? Dijo: Si en lo sucesivo vuelvo a pedirte explicaciones no dejes que te acompañe más, mis excusas ante ti se han agotado.

Y así partieron hasta que llegaron a la gente de una ciudad a los que pidieron de comer pero ellos se negaron a darles hospitalidad. Allí encontraron un muro que amenazaba derrumbarse y lo enderezó. Dijo: Si quisieras podrías pedir un pago por ello. Dijo: Esta es la diferencia entre tú y yo. Voy a decirte la interpretación de aquello con lo que no has podido tener paciencia: En cuanto a la embarcación, pertenecía a unos pobres que trabajaban en el mar y quise estropearla porque los perseguía un rey que se apropiaba a la fuerza de todas las embarcaciones. El muchacho tenía padres creyentes y temíamos que les obligará a la rebelión y a la incredulidad. Y quisimos que su Señor les diera a cambio uno mejor que él, más puro y más propenso a la compasión. Y en cuanto al muro, era de dos muchachos de la ciudad que eran huérfanos y debajo del mismo había un tesoro que les pertenecía. Su padre había sido de los justos y tu Señor quiso que llegaran a la madurez y pudieran sacar su tesoro como una misericordia de parte de tu Señor; no lo hice por mi cuenta. Esta es la interpretación de aquello con lo que no pudiste tener paciencia.”

El mal o el sufrimiento recibido, también permite el bien en segundo orden. Por ejemplo, si no hubiera personas hambrientas, ¿cómo podríamos mostrar nuestra generosidad? Del mismo modo, después del tsunami, la humanidad fue mejor y mostró generosidad y apoyo mediante el envío de asistencia médica, alimentos, dinero, etc. Por lo tanto, un evento negativo permitió que se manifestara lo positivo. Sobre el tema del tsunami, para aquellos que perdieron sus vidas, aunque esto pueda parecer injusto, es porque estamos juzgando negativa y positivamente basados ​​en este mundo, y descuidando el más allá. Es posible que una persona sea recompensada por algo mucho más grande que la adversidad que experimentaron en este mundo.

Las aflicciones también pueden ayudar a las personas a volver a la obediencia de Dios. En muchos casos, volver a Allah y confiar plenamente en Él abre puertas que uno nunca podría haber imaginado. Una historia interesante es la del músico Cat Stevens. “Stevens había ido a nadar en la casa de Jerry Moss, su jefa americana de grabación, en la playa de Malibú, y después de una media hora apenas podía mantenerse a flote en las corrientes peligrosas del océano Pacífico. Trató de nadar a tierra, pero el mar era demasiado fuerte. Se dio cuenta de que iba a ahogarse y rogó a Dios. Milagrosamente la marea cambió rápidamente, una ola repentina lo levantó y él nadó fácilmente hacia la orilla.

Su fe interna se reveló aún más cuando su hermano mayor, David le dio una copia del Corán. Le proporcionó la clave a las respuestas que había estado buscando: era la naturaleza atemporal del mensaje, dijo, las palabras me parecían extrañamente familiares pero tan diferentes de todo lo que había leído antes. En privado, Stevens comenzó a aplicar los valores espirituales del Islam a su propia vida: comenzó a orar directamente a Dios y gradualmente redujo la bebida, los clubes y las fiestas. Se retiró del negocio de la música y finalmente abrazó el Islam en 1977, cambiando su nombre a Yusuf Islam.” [Biografía de Yusuf Islam]

¿Existencia de Maldad Pura e Injustificada?

El musulmán cree que existe el mal, pero no el mal puro o el mal injustificado, ya que se basa en la subjetividad humana. El defensor del problema del mal enfrenta un dilema, ya que se requiere de Dios como una base racional para el bien y el mal objetivamente. Sin Dios, estos términos son relativos, ya que no existe un ancla conceptual (aparte de Dios mismo) que supere el problema de la subjetividad humana. Por lo tanto, podría argumentarse que:

  • Si Dios no existiera entonces los valores morales objetivos no existirían
  • El mal existe

Por lo tanto, existen valores morales objetivos, por lo tanto Dios existe.

En ausencia de Dios, solo hay dos alternativas posibles; influencia social y evolución. Sin embargo, ambas alternativas afirman que nuestra moralidad depende de los cambios biológicos y sociales. Por lo tanto, la moral no puede ser consolidada y permanente. Por lo tanto, sin Dios no hay una base objetiva para la moral. Entonces, en respuesta al ateo, el musulmán o el teísta puede preguntar:

“¿Cómo puede el ateo formular un argumento en contra de la existencia de Dios, cuando Dios es requerido como una base objetiva para la formulación del argumento en primer lugar?”

Conclusión

Varias respuestas al problema del “mal y el sufrimiento” se han discutido aquí. En última instancia, la ausencia de cualquier mal o sufrimiento apunta hacia la perfección absoluta, pero esto es algo reservado solo para Dios. La vida en la tierra nunca puede ser un paraíso perfecto, este estado sólo puede ser obtenido por aquellos que pasan la prueba de esta existencia mundana.

Load More Related Articles
Comments are closed.

Check Also

¿Qué Decía Muhammad el Profeta del Islam?

Muhammad el profeta del islam (que la paz y las bendiciones sean con él), enseñó muchos pr…