Inicio Preguntas ¿Acaso los musulmanes adoran a una caja negra (Ka’bah) en el desierto?

¿Acaso los musulmanes adoran a una caja negra (Ka’bah) en el desierto?

1
Los-musulmanes-adoran-la-caja-negra-ka'bah

Hajj – ¿Culto Pagano a una Piedra Negra o a un Dios Luna?


“Mentiras contra el Islam”

1. ¿Por qué los musulmanes rezan a un cubo negro en el desierto de La Meca?
2. ¿Por qué besan una roca negra que cuelga del cubo negro?

Los musulmanes sólo adoran a un solo Dios, sin ningún dios a su lado. Este es el mismo Dios de Abraham en la Biblia, en los mismos términos que se mencionan en el Libro del Éxodo y Deuteronomio en los Diez Mandamientos: “No tendrás otros dioses aparte de mí”.

La “Piedra Negra” está colocada en la Ka’bah – un edificio en forma de cubo en el santuario de la ciudad de La Meca

Examinemos de cerca la Ka’bah (Casa Santa) de estructura cuadrada en La Meca, en Arabia, donde en su esquina oriental se encuentra la Piedra Negra colocada en lo alto del pecho. A todos los peregrinos de La Meca les gustaría besarla desde el momento en que llegan a La Meca. Esta acción marca el inicio del acto de “Tawaf”.

La palabra “Tawaf” es un sustantivo infinitivo árabe que significa dar vueltas, compás o moverse alrededor de algo. Un peregrino tiene que rodear la Ka’bah siete veces, para completar el Tawaf. Cada una de las siete circunvalaciones comienza por besar, si es posible, o simplemente señalando la Piedra Negra. La Piedra Negra, por lo tanto, sirve para marcar el comienzo de cada circunvalación. El Tawaf es una de las partes integrantes de la Peregrinación (Hajj), que también se realiza, como un acto de adoración separado en cualquier momento. Así encontramos a la Ka’bah continuamente rodeada por gente de día y de noche.

La verdadera importancia del Tawaf (caminar alrededor de la Ka’bah)

Circunvalar o dar vueltas alrededor de la Ka’bah (también conocida como la Casa de Alá) y besar la piedra son de hecho considerados los aspectos exteriores del Tawaf, aparte de su significado interior. Estas se asemejan a las posturas de estar de pie, inclinarse, postrarse y sentarse que se observan en las oraciones islámicas diarias. Sin embargo, las posturas de oración, así como las vueltas alrededor de la Ka’bah junto con la acción de besar la Piedra Negra, forman la cáscara exterior de la paja, que preserva el grano. El grano del Tawaf yace en los elevados significados de la recitación y las oraciones del Peregrino, en las emociones conmovedoras que surgen en su corazón, tales como su amor extremo por Alá, su temor por Él y sus grandes esperanzas en Él.

Examinemos, por ejemplo, las palabras de la Unidad de Dios, que el peregrino menciona a lo largo de todo su Hajj y especialmente mientras recorre la Ka’bah.

Labbaik Allah humma labbaik Labbaik la sharika laka labbaik Innal hamda Wan-ni’mata Laka walmulk Laa sharika lak.

Oh mi Señor, aquí estoy a Tu servicio, aquí estoy. No hay ningún socio contigo. Aquí estoy. Verdaderamente la alabanza y las provisiones son Tuyas, y también lo es el Dominio y la Soberanía. No tienes asociados.

El Tawaf se hace sólo por el bien del Dios Supremo del universo (Alá), y nunca en nombre de ningún otro dios, ni por la piedra negra, como algunos dicen. La acción del Tawaf es en obediencia a la promesa que un peregrino tiene con su Señor. Él está haciendo esto como creyente en el Único Dios de Abraham y Adán y Moisés y Jesús y Muhammad, la paz sea con todos ellos. La adoración en el Islam sólo puede ser para Alá y para nadie más. El acto de besar la piedra o señalar hacia ella mientras se recorre la ka’bah no es más que seguir la tradición del Profeta mismo, quien explicó que no era la piedra o la luna o cualquier otra cosa que se iba a adorar, sino que toda nuestra adoración, devoción y acción de gracias debe ser sólo para Dios Todopoderoso (Allah).

¿Podría una piedra ser un Dios?

Consideremos esto, cuando el profeta Muhammad ﷺ finalmente logró entrar a su tierra natal después de haber sido expulsado por más de una década, lo primero y único que hizo fue remover y destruir los 360 ídolos y estatuas que habían dominado el área durante siglos. Después de destruir todos estos falsos ‘dioses’, el profeta ﷺ y sus compañeros se aseguraron de comunicarse con las siguientes generaciones después de ellos, para adorar sólo al Dios Único que no puede ser contenido en una caja o en una piedra, o para el caso, en ningún lugar del universo. Esto es similar a lo que todavía hoy encontramos en la Biblia, tanto para judíos como para cristianos, cuando el rey Salomón dedicó su templo a Dios, diciendo: “El cielo y el cielo de los cielos no pueden contenerte, ¿cuánto menos esta casa que hemos construido con manos humanas? No hay ninguna imagen esculpida para que los peregrinos la adoren en la ka’bah, o en el Haram (santuario) ni en ningún otro lugar de esta tierra.

Los musulmanes sólo adoran a Dios, como Uno. Adorar a cualquier cosa o a cualquier persona que no sea Alá – es el crimen más atroz y blasfemo del Islam. A la luz de lo que el Corán ha declarado, adorar a cualquier cosa en vez de a Dios Todopoderoso, o hacer socios en la adoración orando a través de algo como una roca, un palo, una piedra, un hueso o cualquier otra cosa en el universo, sería la última cosa que cualquier adorador de un solo Dios (musulmán) podría imaginar. Una piedra no tiene poder alguno para hacer el bien o infligir daño a nadie, aparte de Alá, la Única Deidad de la humanidad. Eso es algo que se aprecia a sabiendas, ignorantemente o figurativamente, por aquellos que adoran a la piedra en lugar de a Dios, una creencia y una práctica tan impías como absurdas. Es por eso que la Piedra Negra se convierte en un misterio para esta gente, y así, algunos por ignorancia mienten abiertamente diciendo que Muhammad ﷺ rompió todos los ídolos en el Islam excepto uno – lo que significa la Ka’bah, o la Piedra Negra.

Fue entonces cuando Umar, el segundo Califa, quitó toda duda de sus mentes. Umar dejó claro a todo el mundo lo de la piedra negra, mientras rodeaba el ka’bah, se acercó a la esquina donde está montada la piedra negra y se inclinó hacia ella y dijo:

“Sin duda, sé que no eres más que una piedra y que no puedes dañar ni beneficiar a nadie. Si no hubiera visto al profeta Muhammad ﷺ, besarte, no te besaría” [Sahih Al Bukhari].

La historia real de la Piedra Negra

Hace más de cinco mil años, el padre de los Profetas, el Profeta Abraham (La paz sea sobre él), había construido la estructura actual de la Ka’bah bajo las propias órdenes de Alá. La había construido junto con su hijo, Ismael (la paz sea con él), antepasado de los árabes. Así es como el Corán describe su construcción en conjunto:

“Y cuando Abraham e Ismael levantaron los cimientos de La Casa dijeron: ¡Oh, Señor! Acepta nuestra obra, Tú eres Omnioyente, Omnisciente.” [El Noble Corán 2:127]

El padre y el hijo, verdaderos creyentes en el Dios Único y sometiéndose a Él bajo Sus órdenes (musulmanes), estaban de esta manera levantando los cimientos con corazones temblorosos, porque los musulmanes son los siervos más devotos de Alá, siempre temerosos de su desagrado. Mientras construían la Ka’bah, por lo tanto, ambos tenían miedo de que Alá no aceptara su humilde servicio, de ahí su oración. Qué conmovedor de tal fidelidad, qué conmovedor de tal humildad hacia Alá el Grande! Es la esencia del monoteísmo, el modelo ideal de fe y acción, grande y pequeño para que todos los musulmanes lo sigan. Cuando fue elevado a cierta altura, Abraham ordenó a su hijo que escogiera un pedazo de piedra para marcar el punto de esquina principal. Mientras el muchacho lo buscaba, apareció el Ángel Gabriel con la Piedra Negra del Cielo. El Profeta Muhammad ﷺ dijo:

“La piedra negra descendió del cielo, cuando era más blanca que la leche, pero los pecados de la gente la han ennegrecido.”

Abraham tomó la piedra negra y la colocó, y allí permanece hasta el día de hoy. Es una piedra celestial, y por lo tanto, no terrenal. Fue seleccionada por Alá para Su Sagrada Casa (la Ka’bah).

El edificio quedó así terminado, así es como Abraham e Ismael continuaron orando a Alá, en el siguiente versículo:

“¡Señor nuestro! Aumenta nuestro sometimiento a Ti, y haz que nuestra descendencia sea una comunidad también sometida a Ti. Enséñanos nuestros ritos para la peregrinación, y acepta nuestro arrepentimiento; ciertamente Tú eres Indulgente, Misericordioso. ” [El Noble Corán 2:128]

Entonces Alá les enseñó a través de la revelación los ritos de peregrinación, que incluyen el Tawaf.

La historia despliega un aspecto extraño

Asumiendo que la Piedra Negra desapareciera por una u otra razón, ¿hace que el Tawaf y la Peregrinación sean inválidos y anulados por tal motivo? Absolutamente no. Esto es exactamente lo que ya ha ocurrido en la historia del Islam. En tal caso, la Shari’ah (Ley) sostiene que el peregrino debe realizar su Tawaf sin la Piedra Negra. En lugar de la Piedra Negra, el peregrino tocará su lugar en la esquina de la Ka’bah, o señalará su punto, y continuará su Tawaf. Por lo tanto, la ausencia total de la Piedra en sí misma no hace ninguna diferencia en la validez del Tawaf y de la Peregrinación.

¿Acaso besar significa un tipo de adoración?

Besar una piedra no es una señal de su adoración en absoluto. Besar la Piedra Negra no puede ser retorcido a una adoración de ídolos, porque la piedra no es una imagen, así como besar no es adorar por una mera imaginación. Cualquiera puede alegar que los musulmanes adoran a un cierto ídolo. Pero el hecho es que ellos no adoran a nada excepto a Dios, el Uno. El ídolo y su adoración simplemente no existen. La Biblia es besada en los tribunales; ¿significa eso que es adorada? Además, los padres besan a sus hijos con amor, sin ningún tipo de adoración.

Invitación al islam

Este es el legado dejado por el Profeta Abraham para que toda la posteridad lo acepte y siga, y ningún pueblo de ningún país o nación es una excepción a esa posteridad. Así que, en lugar de considerar el deber del Hajj (peregrinaje) como un rito pagano, ¿por qué no considerar su propia idolatría ancestral, y aceptar y seguir la religión de nuestro padre Abraham? Ha llegado el momento de que estas mismas personas proclamen por su propia voluntad:

“¡No hay Dios digno de adoración sino Dios Todopoderoso!

Y rezamos a Dios Todopoderoso, pidiéndole que los guíe y les permita realizar el Hajj (peregrinaje) a la Casa de Dios en La Meca! Y ofrezcan sus oraciones regularmente de cara a esa misma Casa! Amín

Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

¿Por qué el Islam prohíbe el consumo de alcohol?

El alcohol ha sido el flagelo de la sociedad humana desde tiempos inmemoriales. Continúa c…