Home Preguntas Allah Cómo Sabemos que Dios Existe – Una Verdad Evidente

Cómo Sabemos que Dios Existe – Una Verdad Evidente

1
Cómo Sabemos que Dios Existe - Una Verdad Evidente

Estado Natural

Imaginate que una noche recibes una llamada de David, uno de tus viejos amigos de la escuela con los que solías sentarse al lado durante las lecciones de ciencias. No has hablado con él durante años, sin embargo, lo que pasa por tu mente son las extrañas preguntas que solía hacerte. Aunque lo encontraste agradable, en verdad no eras fanático de sus ideas así que le respondes a regañadientes. Después de un breve intercambio de saludos, te invita a almorzar con él. Tu aceptas su invitación sin mucho ánimos.

Durante el almuerzo, él te pregunta: “¿Puedo decirte algo?” Tu respuesta es positiva y él comienza a expresarte algo que no has escuchado antes: “Ya sabes, el pasado – como lo que hiciste ayer, el año pasado , y todo el camino de vuelta a tu nacimiento – no sucedió realmente. Es sólo una ilusión en tu cabeza. Así que mi pregunta es, ¿crees que existe el pasado?”

Como persona racional, tú no estás de acuerdo con su afirmación y respondes: “¿Qué evidencia tienes para probar que el pasado no existe?”

Ahora rebobina la conversación, e imagina que pasaste toda la comida tratando de probar que el pasado es algo que realmente sucedió.

¿Qué escenario prefieres?

La razón por la que prefieres el primer escenario es porque tu -como el resto de las personas razonables por ahí- consideran la realidad del pasado como una verdad evidente. Como con todas las verdades evidentes, si alguien las desafía, la carga de la prueba recae en quien las ha cuestionado.

Ahora apliquemos esto a un diálogo teísta-ateísta.

Un teísta invita a su amigo ateo a cenar, y durante la comida el ateo afirma: “Sabes, Dios no existe. No hay evidencia de su existencia “. El teísta responde con una avalancha de argumentos diferentes para la existencia de Dios. Sin embargo, ¿ha adoptado el teísta la estrategia correcta?

Antes de presentar un caso positivo para la existencia de Dios, ¿no deberíamos estar investigando por qué cuestionar la existencia de Dios, esa es la pregunta por defecto asumida? No debería ser, ‘¿existe Dios?’, Sino que debe ser ‘¿qué razones tenemos para rechazar su existencia?’

Ahora no me malinterpreten. Creo que tenemos muchos argumentos buenos que apoyan una creencia en Dios, pero el punto que estoy planteando aquí es que si no hay argumentos en contra de la existencia de Dios, entonces la posición racional por defecto es la creencia en lo Divino. De lo contrario, sería equivalente a cuestionar la realidad del pasado sin ninguna buena razón para hacerlo. Desde esta perspectiva, el ateísmo no es natural.

Verdades Evidentes

Consideramos que muchas creencias son auténticamente verdaderas. Esto significa que la creencia puede ser descrita como natural o verdadera por defecto. Algunos de ellos incluyen:

  • La uniformidad de la naturaleza
  • La ley de la causalidad
  • La realidad del pasado
  • La validez de nuestro razonamiento
  • La existencia de otras mentes
  • La existencia de un mundo externo

Cuando alguien cuestiona estas verdades, no aceptamos ciegamente sus conclusiones, y generalmente respondemos: “¿Qué evidencia tienes para rechazarlas?”.

Estas verdades son evidentes por sí mismas porque se caracterizan por ser:

Universales: No es un producto de una cultura específica; son interculturales.

Innatas: No se basan en la transferencia de información. No son adquiridas a través de información externa a su introspección y sus sentidos. En otras palabras, no se aprenden a través de la adquisición de conocimientos.

Naturales: Formadas debido al funcionamiento natural de la psique humana.

Intuitivas:Son la interpretación más fácil y simple del mundo.

Dios: Una Verdad Evidente

Al igual que la creencia de que el pasado fue una vez el presente, la existencia de Dios es también una verdad evidente. Lo que se entiende por “Dios” aquí es el concepto básico de un creador, una causa personal no humana o diseñador. No se refiere a una concepción religiosa particular de una deidad o Dios. La discusión siguiente explica porqué la creencia en esta idea básica de Dios es universal, innata, natural e intuitiva.

Universal

La idea subyacente básica de un creador, o una causa sobrenatural para el universo, es transcultural. No depende de la cultura, sino que la trasciende, como la creencia en la causalidad y la existencia de otras mentes. Por ejemplo, la idea de que otras personas tengan mentes existe en todas las culturas, una creencia sostenida por la mayoría de la gente racional. La existencia de Dios o una causa sobrenatural es una creencia universalmente sostenida y no el producto de una cultura específica. Diferentes concepciones de Dios se mantienen en varias culturas, pero esto no niega la idea básica de un creador o una causa personal no humana.

A pesar del número de ateos en el mundo, la creencia en Dios es universal. Una creencia universal no significa que cada persona en el planeta debe creer en ella. Un consenso transcultural es suficiente evidencia para sustentar la afirmación de que la gente universalmente cree en la existencia de Dios. Evidentemente, hay muchos más teístas que ateos en el mundo, y esto ha sido el caso desde el principio de la historia registrada.

Innato

Las verdades evidentes no necesitan ser enseñadas y aprendidas. Por ejemplo, para que yo sepa qué son los spaghettis, necesito información sobre la cocina occidental y la cultura italiana. No puedo saber que son los espaguetis meramente reflexionando sobre éllos. Por el contrario, tu no requieres ninguna información, ya sea de cultura o educación, para conocer de un creador de las cosas existe. Esta puede ser la razón por la que los sociólogos y los antropólogos argumentan que incluso si niños ateos estuvieran varados en una isla desierta, llegarían a creer en que algo creó la isla. Nuestra comprensión de Dios puede ser diferente, pero la creencia subyacente en una causa o creador se basa en nuestras propias reflexiones.

Algunos ateos exclaman: “Dios no es diferente a creer en el monstruo de los espaguetis”. Esta objeción es obviamente falsa. Las verdades evidentes no requieren información externa. La idea de que existen monstruos, o incluso que existe el espagueti, requiere la transferencia de información. Nadie adquiere conocimiento de monstruos o espaguetis por sus propias intuiciones o introspecciones. Por lo tanto, el monstruo del espagueti no es una verdad evidente; así, la comparación con Dios no puede ser hecha.

Natural

La creencia en algún tipo de diseñador o causa sobrenatural se basa en el funcionamiento natural de la psique humana. El concepto de la existencia evidente de Dios ha sido un tema de discusión académica en la tradición intelectual islámica. El erudito clásico, Ibn Taymiyyah, explicó que “la afirmación de un Creador está firmemente arraigada en los corazones de todos los hombres … es de las necesidades obligatorias de su creación …” Además de la posición islámica, una riqueza de investigación en varios campos apoya la conclusión de que estamos destinados a ver el mundo como creado y diseñado.

Evidencia Psicológica

La académica, Olivera Petrovich, realizó investigaciones sobre los orígenes de las cosas naturales, como las plantas y los animales, y encontró que los preescolares tenían siete veces más probabilidades de decir que Dios los creó que los adultos. En sus entrevistas populares, Petrovich concluye que la creencia en un Dios no antropomórfico parece ser natural y que el ateísmo es una posición cognitiva adquirida.

Evidencia Sociológica y Antropológica

La investigación del profesor Justin Barrett en su libro, Born believers (Nacidos Creyentes): la ciencia de la creencia religiosa de los niños miraba el comportamiento y las afirmaciones de los niños. Concluyó que los niños creían en lo que él llama “religión natural”. Esta es la idea de que existe un Ser personal que creó todo el universo. Ese Ser no puede ser humano, debe ser divino, sobrenatural:

La investigación científica sobre las mentes en desarrollo de los niños y las creencias sobrenaturales sugieren que los niños normal y rápidamente adquieren mentes que facilitan la creencia en los agentes sobrenaturales. Particularmente en el primer año después del nacimiento, los niños distinguen entre agentes y no agentes, entendiendo a los agentes como capaces de moverse de manera intencional para perseguir objetivos. Están deseosos de encontrar un agente a su alrededor, incluso con poca evidencia. No mucho después de su primer año, los bebés parecen entender que los agentes, y no las fuerzas naturales u objetos ordinarios, pueden crear el orden a partir del desorden … Esta tendencia a ver la función y el propósito, más un entendimiento de que el propósito y el orden vienen de los seres conscientes, es probable que los niños vean los fenómenos naturales como creados intencionalmente. ¿Quién es el Creador? Los niños saben que las personas no son buenas candidatas. Debe haber sido un dios … los niños nacen creyentes de lo que yo llamo religión natural …

Intuitivo

La existencia de un creador es la interpretación más intuitiva del mundo. Es fácil de entender sin instrucción explícita. Los seres humanos tienen una afinidad para atribuir las causas a las cosas todo el tiempo, y el cosmos entero es una de esas cosas. No todas las intuiciones son verdaderas, pero se requiere evidencia para que alguien se aparte de sus intuiciones iniciales sobre las cosas. Por ejemplo, cuando alguien percibe el diseño y el orden en el universo, la conclusión intuitiva es que hay un diseñador. Para hacer que esa persona cambie de opinión, se requiere evidencia válida para justificar la visión contra-intuitiva.

La creencia en un Dios, creador, diseñador o causa sobrenatural es una verdad evidente. Es universal, no enseñada, natural e intuitiva. En esta luz, la pregunta correcta no es: ¿existe Dios? La pregunta correcta debe ser: ¿por qué rechazan la existencia de Dios ?. El ón de la prueba está en alguien que desafía una verdad evidente. Cuando alguien afirma que el pasado es una ilusión o que otras personas no tienen mentes, él o ella tendría que asumir la carga de la prueba. Los ateos no son diferentes. Tienen que justificar su rechazo de una causa o creador para el universo.

La Disposición Innata: Fitrah

Dios, como una verdad evidente, se relaciona con el concepto teológico islámico concerniente a lo que se refiere en árabe como el fitrah. Teológicamente, la fitrah es el estado natural o la disposición innata del ser humano que ha sido creado por Dios con un conocimiento innato de Él y con la afinidad de adorar lo Divino.

Esto se basa en la declaración auténtica del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él), que dice:

“Todo niño nace en la fitrah (inclinación natural a la adoración de Dios; musulmán). Son sus padres los que le hacen judío, cristiano o politeísta.”

Esta tradición Profética enseña que cada ser humano tiene esta disposición innata, pero las influencias externas como la crianza de los hijos -y por extensión la sociedad- cambian al ser humano en algo que no se basa en el conocimiento innato de Dios.

A pesar de que el fitrah es un estado natural, puede ser “velado” o “estropeado” por influencias externas. Estas influencias, como se indica en la tradición profética anterior, pueden incluir la paternidad, la sociedad y la presión de los compañeros. Estas influencias pueden nublar el fitrah y evitar que reconozca la verdad. Cuando el estado natural se nubla con otras influencias, la persona puede requerir otra evidencia para la existencia de Dios.

Desde la perspectiva de la epistemología islámica, es importante saber que la convicción en la existencia de Dios no se deduce solamente de algún tipo de evidencia inductiva, deductiva, filosófica o científica. En cambio, esta evidencia despierta y despeja la fitrah para reconocer el conocimiento innato de Dios. La verdad de la existencia de Dios y el hecho de que Él es digno de nuestra adoración ya es conocida por la fitrah. Sin embargo, la fitrah puede ser nublada por la socialización y otras influencias externas. Por lo tanto, el papel de los argumentos racionales es “recordarnos” la verdad que ya conocemos.

Para ilustrar este punto, imagina que yo estaba limpiando el desván de mi madre. Al mover las bolsas viejas alrededor y tirar objetos no deseados, encuentro mi juguete favorito con el que solía jugar cuando tenía 5 años. Lo que me sucede en este momento es que me recuerda algo de lo que ya tengo conocimiento. En mi mente, pienso: “Oh sí. Recuerdo este juguete. Era mi favorito. ”

La verdad de creer en Dios y el hecho de que Él es digno de nuestra adoración no es diferente. Los argumentos racionales sirven como despertar espiritual e intelectual para realizar el conocimiento que está contenido en nuestro fitrah.

Otras formas en que la fitrah puede ser despejada incluye la introspección, experiencias espirituales, reflexión y la meditación. El Corán promueve el cuestionamiento y el pensamiento profundo sobre las cosas:

“…Así es como explicamos los signos a la gente que reflexiona.” [Noble Corán 10:24]

“… Realmente en eso hay signos para la gente que reflexiona.” [Noble Corán 45:13]

La epistemología islámica considera los argumentos racionales como un medio y no como un fin. Esta es la razón por la cual es muy importante notar que la guía sólo viene de Dios, y ninguna cantidad de evidencia racional puede convencer al corazón de darse cuenta de la verdad del Islam. Dios lo deja muy claro:

“Ciertamente tú no guías a quien amas sino que Allah guía a quien quiere y Él sabe mejor quiénes pueden seguir la guías.” [Noble Corán 28: 56]

La orientación es un asunto espiritual que se basa en la misericordia, el conocimiento y la sabiduría de Dios. Si Dios quiere que alguien sea guiado a través de argumentos racionales, entonces nada impedirá que esa persona acepte la verdad. Sin embargo, si Dios decide que alguien no merece una guía basada en una sabiduría divina, entonces, independientemente de cuantos argumentos convincentes se presenten, esa persona nunca aceptará la verdad.

Para concluir, la creencia en la existencia de Dios es una verdad evidente. Como con todas las verdades evidentes, cuando alguien las desafía, la carga de la prueba está en ellas. La única manera en que la creencia en Dios puede ser socavada es si hay alguna evidencia positiva para la inexistencia del Divino. Sin embargo, los pocos argumentos que los ateos tienen contra la existencia de Dios son débiles y filosóficamente superficiales. La verdad evidente de Dios fue abordada en el Corán hace más de 1.400 años:

“…¿Acaso puede haber duda acerca de Allah, el Creador de los cielos y de la Tierra…?” [Noble Corán 14:10]

Razones Para Creer

Imagínese que te despertaste una mañana y caminaste a la cocina para preparar tu desayuno. A medida que te acercabas a la mesa de la cocina, encontraste dos piezas de pan tostado con su chocolate favorito esparcido sobre ellas. Sin embargo, lo esparcieron de tal manera que se leyeran las palabras “te amo”. Tu estas sorprendido, pero ¿por qué? ¿Crees tu que los pedazos de pan de alguna manera lograron esparcir el chocolate por sí mismos, y la propagación de chocolate fue capaz de arreglarse de tal manera, todo por casualidad? ¿O asumes que tu ser querido decidió despertarse un poco antes y preparar las tostadas por anticipado? Todo ser humano racional en este planeta negará que sucedió sin ninguna intención o causa; la posibilidad ciega no es suficiente como explicación.

El universo no es diferente. Tiene una arquitectura cósmica ordenada y precisa que apunta hacia un diseño util. El universo tiene el conjunto correcto de leyes para permitir la existencia de la vida, y está ordenado de una manera particular para permitir que los seres humanos florezcan. Si las leyes fueran diferentes o el universo no tuviera un arreglo sensible a la vida de estrellas, planetas y otras cosas físicas de diferentes tamaños, no estarías aquí leyendo este artículo. De hecho, no habría vida humana en absoluto.

Considera otra analogía. Imagina que eres un astronauta trabajando para la NASA. El año es 2070, y serás el primer ser humano en visitar un planeta similar a la Tierra en otra galaxia. Tu misión es buscar vida. Finalmente aterrizas, y cuando sales de tu nave espacial, no ves nada más que rocas. Sin embargo, a medida que continúas tus viajes, finalmente encuentras algo que parece un gran invernadero. En su interior se pueden ver criaturas parecidas a seres humanos caminando, comiendo, jugando, trabajando y viviendo vidas productivas normales. También notas plantas, árboles y otra vegetación. A medida que te acercas a la estructura, los amistosos embajadores te reciben y te invitan a entrar. Durante tu reunión inicial con estos amistosos ‘extraterrestres’, te dicen que la estructura tiene los niveles adecuados de oxígeno.

También tiene cantidades adecuadas de agua y compuestos químicos para facilitar la producción de alimentos y vegetación que soporte la vida. Asombrado por lo que escuchas, les preguntas cómo lograron crear un sistema ecológico que funcione plenamente y que sustente la vida. Uno de los embajadores responde: “Sucedió por casualidad.”

Inmediatamente tu mente empieza a comprender las implicaciones de una declaración tan ridícula. La única explicación posible para la estructura es que fue diseñada por un ser inteligente, no un proceso físico al azar. Cuando estos pensamientos pasan por tu mente, otro embajador interrumpe y dice: “Él está bromeando”. Todo el mundo se ríe. Si una pequeña estructura ecológica en un planeta rocoso evoca la conclusión de que debe haber sido diseñada, imagínate lo que debemos concluir acerca del universo entero.

El universo y todo lo que en él obedece las leyes físicas. Si estas leyes fueran diferentes no habría una vida consciente compleja. El universo contiene miles de millones de estrellas y galaxias. Entre las innumerables galaxias se encuentran innumerables planetas. Uno de estos planetas es nuestro hogar, La Tierra. Nuestro planeta contiene billones de criaturas conscientes. Criaturas como nosotros que pueden pensar, planear y reflexionar.

La conclusión inevitable de todo esto es simple, pero profunda: debe haber un creador detrás de todo este diseño.Todo lo que nos rodea señala a Dios. Reflexionar sobre toda esta creación debe crear una inmensa sensación de asombro y gratitud hacia Dios.

“Es cierto que en la creación de los cielos y la tierra y en la sucesión del día y la noche, hay signos para los que saben reconocer la esencia de las cosas.” [Noble Corán 3:190]

Load More Related Articles
Comments are closed.

Check Also

¿Por qué Ayunan los Musulmanes en Ramadán?

En la actualidad, cuando la mayoría de nosotros tenemos sobrepeso, muchas personas han pro…