Inicio Preguntas El Noble Corán ¿Cómo Sabemos que el Corán es la Palabra de Dios?

¿Cómo Sabemos que el Corán es la Palabra de Dios?

0
¿Cómo Sabemos que el Corán es la Palabra de Dios?

Hasta ahora, hemos argumentado que Dios es el creador, el diseñador necesariamente existente, y legislador moral del universo. Sin embargo, eso sólo nos dice mucho acerca de Dios. La siguiente pregunta natural es: ¿Cómo sabemos que el Corán es la palabra Dios?

A continuación hay una razón simple y lógica por la cual el Corán es la palabra de Dios. Antes de ahondar en el argumento principal, se explicarán dos formas de adquirir conocimiento.

Testimonio

La mayor parte de lo que sabemos se basa en la palabra y la opinión de los demás. Esto es válido para hechos que nunca negaríamos. Para muchos de nosotros, estas verdades incluyen la existencia de tribus nativas en el Amazonas, la fotosíntesis, la radiación ultravioleta además de las bacterias. Considera este experimento mental. ¿Cómo demostrarías a un extraño que tu madre te dio a luz ? Por extraño que te parezca esta pregunta, te ayudará a aclarar una fuente de conocimiento muy importante pero a la vez subestimado.

Tu podrías decir “mi madre me lo dijo”, “tengo una partida de nacimiento”, “mi padre me dijo, él estaba allí” o “he revisado los registros de mi madre en el hospital”. Su respuesta o palabra son válidas; sin embargo, se basan en las declaraciones de otras personas. Las mentes escépticas podrían no estar satisfechas.

Tu puedes tratar de salvar una base empírica para tu convicción mediante el uso de una “tarjeta de ADN” o bien haciendo referencia a unas imágenes de vídeo. La convicción de que tu madre es quien dice ser no está basada en un kit de prueba de ADN. La realidad es que la mayoría de nosotros nunca nos hemos hecho una prueba de ADN.

Tampoco se basa en secuencias de vídeo, ya que todavía tendrias que depender de la opinión y la palabra de los demás para afirmar que el bebé es realmente tuyo. Entonces, ¿por qué estamos tan seguros? La única razón que tienes es la que dicen los demás, en otras palabras, su testimonio. El testimonio es una fuente vital pero desapercibida en la mayor parte de nuestro conocimiento.

Una Inferencia Acompañada con la Mejor Explicación

Otra forma de adquirir conocimiento es un proceso conocido como “inferencia a la mejor explicación”. Muchas de nuestras creencias se basan en una forma de razonamiento que comienza con una recopilación de datos, hechos o afirmaciones, y luego buscas la mejor explicación para ellos. Damos la bienvenida a tu madre de nuevo brevemente.

Ella está en un avanzado estado de gestación, contigo dentro de su vientre y la fecha de esperada para el nacimiento era la semana pasada. De repente, su fuente se rompe y ella comienza a tener contracciones, por lo que tu padre y el personal médico pertinente van a asumir con seguridad de que ella ha comenzado a parir. Otro ejemplo, algunos años después, tu madre nota un paquete abierto de galletas y migas alrededor de tu boca y también en tu ropa. Ella deduce que tu abristes el paquete y te sirvió algunas galletas. En ambos ejemplos, las conclusiones no son necesariamente verdaderas o indiscutibles, pero son las mejores explicaciones teniendo en cuenta todos los datos disponibles. Este proceso de pensamiento se conoce como inferencia a la mejor explicación.

Usando los conceptos anteriores, se presentará un caso en el que el Corán es una expresión inimitable del idioma árabe, y que Dios explica mejor su inimitabilidad. Lo que se entiende por inimitabilidad es que nadie ha sido capaz de producir o emular las características lingüísticas y literarias del Corán.

El Milagro de la Palabra de Dios

El Corán fue revelado en Arabia al Profeta Muhammad ﷺ en el siglo VII. Este período fue muy conocido como una era de perfección literaria y lingüística. Los árabes del siglo VII fueron hechos para convertirse en el pueblo que era el mejor para expresarse en su lengua materna. Sin embargo, cuando el Corán fue recitado a ellos quedaron atónitos, incapacitados y aturdidos en silencio. No podían producir nada como el discurso coránico.

Se torno peor. El Corán desafió a estos lingüistas por excelencia a imitar sus características literarias y lingüísticas únicas, pero fracasaron. Algunos expertos aceptaron que el Corán era la palabra de Dios, pero la mayoría regresó al boicot, a la guerra, al asesinato, a la tortura y a una campaña de desinformación. De hecho, a través de los siglos, los expertos han adquirido las herramientas para desafiar la palabra el Corán, y ellos también han testificado que el Corán es inimitable y que es la palabra de Dios, y han llegado a apreciar este hecho por qué los mejores lingüistas han fracasado.

¿Cómo puede un no árabe o un no experto de la lengua árabe apreciar la inimitabilidad del Corán?

Introduce ahora el papel del testimonio. Las afirmaciones anteriores se basan en una transmisión testimonial escrita y oral establecida del conocimiento de los eruditos del pasado y del presente de la lengua árabe. Si esto es cierto, y la gente mejor posicionadas para desafiar el Corán no lograron imitar la palabra Divina, entonces, ¿quién fue el autor?

Aquí es donde el testimonio se detiene y comienza el uso de la inferencia. Para entender la inferencia a la mejor explicación, deben analizarse las posibles racionalizaciones de la naturaleza inimitable del Corán “la palabra divina”. Estos incluyen que fue escrito por un árabe, un no-árabe, Muhammadﷺ o Dios.

Teniendo en cuenta todos los hechos que serán discutidos, es implausible que la inimitabilidad del Corán se pueda explicar atribuyéndole a un árabe, a un no árabe, o Muhammadﷺ. Por eso, Dios es la inferencia a la mejor explicación.

Un resumen del argumento es el siguiente:

1. El Corán presenta un reto literario y lingüístico para la humanidad
2. Los árabes del siglo VII estaban mejor situados para desafiar el Corán
3. Los árabes del siglo VII no lo hicieron
4. Los eruditos han atestiguado la inimitabilidad del Corán.
5. Los testimonios contra-académicos no son plausibles, ya que tienen que rechazar la información de antecedentes establecida
6. Por lo tanto (de 1-5) el Corán es inimitable
7. Las posibles explicaciones para la inimitabilidad del Corán son la autoría de un árabe, un no árabe, Muhammad (la paz sea con él) o Dios
8. No podría haber sido producido por un árabe, un no árabe o Muhammad ﷺ
9. Por lo tanto, la mejor explicación es que proviene de Dios y es su palabra

1. El Corán Presenta un reto Literario y Lingüístico para la Humanidad

“Lee en el nombre de tu Señor”. Estas fueron las primeras palabras del Corán reveladas al Profeta Muhammad ﷺ hace más de 1.400 años.

Muhammad ﷺ que se sabía que había estado meditando en una cueva fuera de La Meca, había recibido la revelación de un libro que tendría un tremendo impacto en el mundo en que vivimos hoy en día. No fue conocido antes por haber compuesto alguna pieza de poesía además de no tener ningún tipo de dones retóricos especiales, Muhammad ﷺ acababa de recibir el comienzo de un libro que es la palabra de Dios y  que trataría asuntos de fe, legislación, rituales, espiritualidad y economía en una género completamente nuevo y forma literaria.

Las características literarias y lingüísticas únicas del Corán han sido utilizadas por los musulmanes para articular una serie de argumentos para fundamentar su creencia de que el libro es la palabra de Dios y de origen Divino.

Jalal al-Din al-Suyuti, un prolífico escritor y erudito del siglo XV, resume la doctrina de la inimitabilidad del Corán:

… cuando el Profeta trajo [el desafío] a ellos, ellos fueron los retóricos más elocuentes, así que los desafió a producir los gustos [del Corán] y pasaron muchos años y no pudieron hacerlo como Dios dice, Permítales entonces producir una recitación semejante a ella, si verdaderamente son veraces. Entonces, [el Profeta] les desafió a producir 10 capítulos como él en donde Dios dice: “Di, traed entonces diez capítulos como él e invocad a quienquiera que podáis, aparte de Dios, si sois sinceros. Luego, los desafió a producir un solo [capítulo] donde Dios dice: ¿O dicen que él (es decir, el Profeta] lo ha inventado? Di, trae un capítulo como éste e invoca a quienquiera que puedas, aparte de Dios, si eres sincero … Cuando los [árabes] no pudieron producir un solo capítulo como [el Corán] a pesar de haber entre ellos los retóricos más elocuentes ] el profeta anunció abiertamente el fracaso y la incapacidad [para enfrentar el desafío] y declaró la inimitabilidad del Corán. Entonces Dios dijo: “Si toda la humanidad y los genios se juntaran para producir algo semejante a este Corán, no podrían producirlo, aunque se ayudaran unos a otros…

Según la exégesis clásica, los diversos versos del Corán que plantean el desafío de producir un capítulo como éste atrevidamente pide a los expertos lingüísticos de cualquier época que imiten las características lingüísticas y literarias del Corán. Las herramientas necesarias para enfrentar este desafío son las reglas gramaticales finitas, los dispositivos literarios y lingüísticos, y las veintiocho letras que componen la lengua árabe; son medidas independientes y objetivas las cuales se encuentran a disposición de todos.

El hecho de que no haya sido igualado desde que fue revelado por primera vez no sorprende a la mayoría de los eruditos familiarizados con el idioma árabe y el Corán.

2. Los Árabes del Siglo VII Estaban Mejor Situados para Desafiar el Corán

El Corán planteó un reto a los más grandes lingüistas árabes, los árabes del siglo VII. El hecho de que alcanzaron el pico de la elocuencia es afirmado por la erudición occidental y oriental.

El erudito Taqi Usmani afirma que para el árabe septentrional la “elocuencia y la retórica eran su sangre viva”. Según el biógrafo de los poetas del siglo IX, el verso de Al-Jumahi era para los árabes el registro de todo lo que sabían y la mayor brújula de su sabiduría; con él, comenzaron sus asuntos y con él, ellos los terminaron.

El erudito del siglo XIV Ibn Khaldun destaca la importancia de la poesía en la vida árabe:

Debió de ser muy conocido que los árabes consideraban altamente la poesía como una forma de discurso. Por lo tanto, lo convirtieron en los archivos de su historia, la evidencia de lo que ellos consideraban correcto e incorrecto, y la base principal de referencia para la mayoría de sus ciencias y sabiduría.

La habilidad y la pericia lingüísticas eran una característica altamente influyente del ambiente social árabe del siglo VII. El crítico literario e historiador Ibn Rasiq ilustra esto:

Cada vez que un poeta emergía en una tribu árabe, otras tribus venían a felicitarlos, las fiestas se preparaban, las mujeres se unían en laúdes como lo hacen en las bodas, y los viejos y los jóvenes todos se regocijaban con las buenas nuevas. Los árabes solían felicitarse sólo por el nacimiento de un niño y cuando un poeta se alzaba entre ellos.

El erudito del siglo IX Ibn Qutayba definió la poesía como lo vieron los árabes, “la mina del conocimiento de los árabes, el libro de su sabiduría… el testimonio veraz en el día de la disputa, la prueba final en el momento de la discusión.”

Navid Kermani, escritor y experto en estudios islámicos, explica hasta qué punto los árabes tenían que estudiar para dominar el idioma árabe, lo que indica que el árabe del siglo VII vivía en un mundo que veneraba la poesía:

La vieja poesía árabe es un complejo fenómeno. El vocabulario, las idiosincrasias gramaticales y las normas estrictas se transmitían de generación en generación, y sólo los estudiantes más dotados dominaban completamente el lenguaje. Una persona tuvo que estudiar durante años, a veces incluso décadas bajo un maestro que fuera poeta antes de reclamar el título de poeta. Muhammad ﷺ creció en un mundo que casi religiosamente reverenció la expresión poética.

El árabe del siglo VII vivió en un ambiente sociocultural que tenía todas las condiciones adecuadas para facilitar la experiencia sin precedentes en el uso de la lengua árabe.

3. Los Árabes del Siglo VII no lo Hicieron

A pesar de sus habilidades lingüísticas, colectivamente fracasaron en la producción de un texto árabe que coincidía con las características lingüísticas y literarias del Corán.

Angelika Neuwrith, argumentó que el Corán nunca ha sido desafiado con éxito por nadie, ni el pasado o ni el presente:

… nadie ha tenido éxito, esto es correcto… Sin embargo yo realmente creo que el Corán ha llevado a los investigadores occidentales a la vergüenza, debido a que no fueron capaces de aclarar cómo de repente en un ambiente donde no había ningún texto escrito apreciable, apareció el Corán con su riqueza de ideas y su magnífica redaccion.

Labid ibn Rabi’ah, uno de los famosos poetas de las Siete Odes, abrazó el Islam debido a la inimitabilidad del Corán. Una vez que abrazó el Islam dejó de componer poesía. La gente se sorprendió debido a que “él era su poeta más distinguido”. Le preguntaron por qué dejó de componer poesía; él respondió: “¡Qué! ¿Incluso después de la revelación del Corán?

E. H. Palmer, Profesor de árabe y del Corán, sostiene que las aseveraciones hechas por académicos como el anterior no deberian de sorprendernos. Él escribe:

Que el mejor de los escritores árabes nunca haya logrado producir algo igual en mérito al Corán mismo no es sorprendente.

Un escolar y profesor en estudios islámicos el Maestro Draz, afirma que los expertos del siglo VII fueron absorbidos en el discurso que los dejó incapacitados:

En la edad de oro de la elocuencia árabe, cuando el lenguaje llegó al apogeo de la pureza y la fuerza, y los títulos de honor fueron concedido con solemnidad a los poetas y oradores en las fiestas anuales, la palabra coránica barrió todo el entusiasmo por la poesía o la prosa, y causó la caída de los Siete Poemas de Oro sobre las puertas de la Ka’ba. Todos los oídos se prestaban a esta maravilla de la expresión árabe.

Un poderoso argumento que apoya la afirmación de que los árabes del siglo VII no imitaron el Corán se relaciona con las circunstancias sociopolíticas de la época. Algo central para el mensaje del Corán fue la condena de las prácticas inmorales, injustas y malvadas de las tribus de La Meca del siglo VII. Éstas incluían la desvalorización de la mujer como un objeto, el comercio injusto, el politeísmo, la esclavitud, el acaparamiento de la riqueza, el infanticidio y el rechazo a los huérfanos.

El liderazgo de La Meca estaba siendo desafiado por el mensaje coránico, y esto tenía el potencial de socavar su liderazgo y éxito económico. Para que el Islam dejara de difundirse, todo lo que se necesitaba era que los adversarios del Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) se enfrentarán al desafío lingüístico y literario del Corán.

Sin embargo, el hecho de que el Islam tuvo éxito en sus días tempranos y frágiles en La Meca lo cual atestiguo al hecho de que su primer público no fue capaz de satisfacer el reto coránico. Ningún movimiento puede tener éxito si una afirmación fundamental para el núcleo de sus bases se demuestra explícitamente falsa. El hecho de que los dirigentes de La Meca tuvieran que recurrir a campañas extremas como la guerra y la tortura para intentar extinguir el Islam demuestra que el método fácil de refutar el Islam -conocer el desafío coránico- fracasó.

4. Los Eruditos Han Atestiguado la Inimitabilidad del Corán

Multitud de estudiosos de orígenes occidentales, orientales, religiosos y no religiosos han testificado la inimitabilidad del Corán. A continuación se presenta una lista no exhaustiva de la erudición que constituyen un testimonio de que el Corán no puede ser imitado:

El Profesor de Estudios Orientales Martin Zammit dijo:

A pesar de la excelencia literaria de algunos de los largos poemas pre islámicos … el Corán está definitivamente en un nivel propio como la manifestación escrita más eminente de la lengua árabe.

Orientalista y literato AJ Arberry:

Al hacer el presente intento de mejorar el desempeño de los predecesores, y de producir algo que podría ser aceptado como eco, aunque débilmente, de la retórica sublime del Corán árabe, he tenido el dolor de estudiar los ritmos  intrincados y ricamente variados, que aparte del mensaje mismo, constituyen la innegable pretensión del Corán de figurar entre las más grandes obras maestras literarias de la humanidad.

El Profesor Bruce Lawrence:

Como signos tangibles, los versículos coránicos son expresivos de una verdad inagotable, dan a conocer un significado con sentido, luz sobre luz, milagro tras milagro.

Hamilton Gibb, Profesor y Arabista :

Como todos los árabes, eran conocedores del lenguaje y la retórica. Bueno, entonces, si el Corán fuera su propia composición, otros hombres podrían rivalizar con ella. Que produzcan diez versículos como éste. Si no pudieran (y es obvio que no podían hacerlo), entonces aceptan el Corán como un extraordinario milagro probado.

Las confirmaciones anteriores acerca de la inimitabilidad del Corán son una pequeña muestra de los innumerables testimonios disponibles.

5. Los Testimonios Académicos no son Plausibles, ya que Tienen que Rechazar la Información Básica Establecida

La transmisión testimonial acerca de la inimitabilidad del Corán sería la más racional de adoptar. Esto no significa que haya un consenso total sobre el tema, o que todas los escolares afirman que el Corán no es cuestionado. Hay algunas opiniones académicas (aunque en minoría) que se oponen a la inimitabilidad del Corán. Si el testimonio válido no requiere unanimidad, ¿por qué alguien aceptaría una transmisión testimonial sobre otra?

El testimonio acerca de la inimitabilidad del Corán es más razonable, debido al hecho de que se basa en un conocimiento de fondo fuerte. Este conocimiento se ha discutido previamente en las puntos 1, 2 y 3.

6. Por lo Tanto (de 1-5) el Corán es Inimitable

De los puntos del 1 al 5 se deduce que la inimitabilidad del Corán está justificada.

7. Las Posibles Explicaciones de la Inimitabilidad del Corán son la Autoría de un Árabe, un no Árabe, Muhammad ﷺ o Dios

Para articular los orígenes Divinos del Corán sin referirse a los detalles sobre el idioma árabe, se requiere el uso del testimonio y la inferencia. Lo que se ha discutido hasta ahora es que hay una transmisión testimonial válida de que el Corán es inimitable y que la posible explicación de su inimitabilidad puede explicarse atribuyendo su autoría a un árabe, a un no árabe, a Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) o Dios.

8. No Podría Haber Sido Producido por un Árabe, un no-Árabe o Muhammad ﷺ

Para comprender quién podría haber producido el Corán, se necesita un desglose de las tres teorías principales.

¿Un árabe?

Hay algunas razones clave por las que el Corán no podría haber venido de un árabe del siglo 7, tal y como ya hemos demostrado, pero ¿qué pasa con los árabes del dia de hoy?

Bueno, afirmar que una persona de habla árabe contemporánea podría emular el Corán es infundado. Algunas razones justifican este punto. En primer lugar, los árabes en el siglo VII estaban mejor posicionados para desafiar el Corán, y como no lo hicieron, sería irrazonable afirmar que un árabe moderno lingüísticamente empobrecido podría superar las habilidades de sus predecesores.

En segundo lugar, el árabe moderno ha sufrido un mayor endeudamiento y degeneración lingüística que la tradición árabe clásica. Entonces, ¿cómo puede un árabe que es producto de una cultura relativamente degenerada lingüísticamente ser igual a un árabe que estaba inmerso en un ambiente de pureza lingüística? En tercer lugar, incluso si un árabe contemporáneo aprende el árabe clásico, sus habilidades lingüísticas no podrían igualar a alguien que estaba inmerso en una cultura que dominaba el lenguaje.

¿Un no árabe?

El Corán no podría haber venido de un no árabe, ya que el idioma del Corán es el árabe, y el conocimiento de la lengua árabe es un requisito previo para desafiar con éxito el Corán. Esto ha sido tratado en el Corán mismo: “Y de hecho sabemos que ellos [politeístas y paganos] dicen:” Es sólo un ser humano quien le enseña (Muhammad). “La lengua del hombre al que se refieren es extranjera, mientras que este es un discurso Arabeeyun mubeen [árabe claro]. ”

¿Y si un no árabe aprendiera el idioma? Esto haría de esa persona un orador árabe, y me referiría a la primera explicación posible citada arriba.

El Profeta Muhammad ﷺ?

Es pertinente señalar que los lingüistas árabes en el momento de la revelación dejaron de acusar al Profeta ﷺ de ser el autor del Corán, después de su afirmación falsa inicial de que se convirtió en poeta. El profesor Mohar Ali escribe:

Debe señalarse que el Corán no es considerado un libro de poesía por ninguna persona conocedora. Tampoco el Profeta ﷺ alguna vez se entregó a versificar. Era realmente una acusación de los incrédulos Quraysh en la etapa inicial de su oposición a la revelación de que Muhammad ﷺ había convertido a un poeta; pero pronto encontraron su alegación sin fundamentos y cambiaron sus líneas de crítica en vista del hecho innegable de la profecía del Profeta ﷺ era un iletrado y completamente desacostumbrado al arte de la poesía, diciendo que había sido enseñado por otros, que había tenido las “historias más viejas” escritas para él por otros y leídas a él por la mañana y la tarde.

Significativamente, el Profeta ﷺ no fue considerado un maestro de la lengua además de que no participaba en el arte de la poesía o prosa rimada. Por lo tanto, afirmar que de alguna manera logró conjurar una obra maestra literaria y lingüística está más allá del pálido pensamiento racional.

Kermani escribe:

Él no había estudiado el arte difícil de la poesía cuando empezó a recitar versos públicamente… Sin embargo, las recitaciones de Muhammad difieren de la poesía y de la prosa rimada de los adivinos, la otra forma convencional de discurso inspirado y métrico en ese momento.

9. Por lo Tanto, la Mejor Explicación es que el Corán es la Palabra de Dios

Como el Corán ” la palabra de Dios”  no pudo haber sido producido por un árabe, un no árabe o el Profeta Muhammad ﷺ, entonces sigue que la mejor explicación es que el Corán es la palabra que proviene de Dios. Eso proporciona la mejor explicación para la inimitabilidad del Corán porque las otras explicaciones son insostenibles a la luz del conocimiento disponible.

Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

¿El Islam Incita al Odio o Enseña la Tolerancia?

El Islam a menudo es presentado como una religión de odio y violencia sin límite. Donald T…